Para rendir tributo a la patriota independentista Mariana Grajales Cuello, quien falleciera hace 125 años, el 27 de noviembre de 1893, una representación del pueblo capitalino, se congregó en el parque que lleva su nombre, en la barriada del Vedado, municipio de Plaza de la Revolución.

Andrés Zaldívar Diéguez, Presidente del Comité Ejecutivo de la Unión de Historiadores de Cuba en La Habana Foto: Norma Ferrás Pérez

El acto provincial reunió a estudiantes, trabajadores y pueblo en general, presidido por Maday Iglesias Pérez, miembro del Buró Ejecutivo Provincial del Partido; Lizette González García, Secretaria General de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) en la Provincia; Jair Morales Rodríguez, Primer Secretario del Comité Municipal del Partido y Andrés Zaldívar Diéguez, Presidente del Comité Ejecutivo de la Unión de Historiadores de Cuba en La Habana, así como miembros del secretariado provincial de la FMC, representantes del gobierno, Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana, UJC y organizaciones de masas.

Las palabras centrales estuvieron a cargo de Zaldívar Diéguez, quien expresó: “¿De dónde sacó Antonio Maceo su intransigencia revolucionaria?,…esa voluntad de hierro de José…es lo que se aprende en la cuna…En la guerra de los Diez años, Justo fue el primero de los caídos, a tres meses de apenas iniciada la contienda…No sólo los hombres participaron en la gesta, tanto Mariana como las dos hijas, Baldomera y Dominga, realizaron una destacada labor en los hospitales de campaña”.

Y añade: “Un día como hoy, en 1893, escribió Martí en el periódico Patria:- ¿Qué había en esta mujer, qué epopeya y misterio había en esa humilde mujer, qué santidad y unción hubo en su seno de madre, qué decoro y grandeza hubo en su sencilla vida, que cuando se escribe de ella como de la raíz del alma con serenidad de hijo, y como de entrañable efecto? Así queda en la historia, sonriendo al acabar su vida, rodeada de los varones que pelearon por su país, criando a sus nietos para que peleen. Patria (refiriéndose al periódico), en la corona que deja en la tumba de Mariana, pone una palabra: Madre”.

Más adelante rememora: “Desde el XVI Congreso Nacional de Historia, en noviembre de 2001, prestigiosos historiadores habaneros, el desaparecido José Cantón Navarro, Froilán González García y Adys Cupull Reyes, propusieron que se reconociese oficialmente a Mariana como madre de la patria, en 2010 la Comisión Nacional Aponte de la UNEAC promovió que la Asamblea Nacional del Poder Popular lo reconociera así…

En nuestro Congreso Provincial de Historia, en enero de 2014, la Unión de historiadores de La Habana, a instancias del recordado dirigente revolucionario Jorge Risquet Valdés, quien pidió que abrazáramos la idea del reconocimiento de Mariana, que Martí había iniciado, propuso al XXI Congreso Nacional crear una comisión nacional en vísperas del bicentenario del nacimiento de Mariana”.

“…A partir de entonces, la unión de historiadores comenzó a liderar esta propuesta. Por ello, fue tanta la alegría de aquella mañana en que se inauguró el área patrimonial central del Cementerio de Santa Ifigenia, cuando pudimos apreciar que quedó grabado en piedra, para siempre, en la base del monumento funerario a su memoria, la sencilla frase: Madre de la Patria, muestra inequívoca del respaldo del más alto nivel estatal a este concepto, lo que allana el camino a su reconocimiento oficial, propuesta que se lleva de nuevo al XXIII Congreso Nacional de Historia que se realizará en abril”.

Intérprete Yésica Suárez Rodríguez a cargo de la parte cultural del acto Foto: Norma Ferrás Pérez