El círculo infantil Los Peloteritos cuenta con una nueva imagen y las huellas del tornado ya desaparecieron Fotos: Chelsea Del Sol

Regla ya no es la misma. Cuando entras al pueblo, desde la Vía Blanca, el paisaje es diferente al de hace un mes atrás. Ya no están los árboles que antes daban sombra y el aire es un poco más pesado debido al polvo.
El ambiente está cargado de una arenilla que se impregna en la ropa, los zapatos, el pelo… y dificulta un poco la visión.
Regla, ahora, parece una fábrica gigante. Hay constructores por todos lados y montones de cemento y otros materiales de construcción en cada esquina.
Sin embargo, aunque todo eso pudiese parecer molesto, quienes vivimos ahí nos alegramos de verla de esa manera. Y es que todo lo que ahora forma parte de su paisaje cotidiano no es más que motivo de alivio.
La noche del 27 de enero fue difícil, pero más aún lo fue amanecer al día siguiente y ver a ciencia cierta la magnitud del desastre.
Hoy, un mes después, el paisaje es alentador, los cambios son perceptibles, se materializa la consigna: “En Regla, ¡sí se puede!”

Cuando se cumple un mes del paso del tornado, les compartimos imágenes del antes y el despúes en este municipio de La Habana.

Tras arduas jornadas, las casas destruidas por el tornado se levantan nuevamente Fotos: Chelsea Del Sol
Poco a poco, las familias han reconstruido sus viviendas con el apoyo del país Fotos: Chelsea Del Sol
A menos de un mes, hogares donde solo quedó la fachada están casi terminados Fotos: Chelsea Del Sol
Las casas y las instituciones estatales también sufrieron daños Fotos: Chelsea Del Sol
Las comunicaciones y el alumbrado público fueron severamente afectados Fotos: Chelsea Del Sol