A pesar de que en la Oficina de Trámites del Consejo Popular Tamarindo del municipio de Diez de Octubre se trabaja diariamente, de 9:00 a.m. a 7:00 p.m., a fin de agilizar el proceso para la compra de materiales, aún existen dificultades que provocan disgustos en la población damnificada por el paso del tornado.

Foto: Roly Montalván

Con vistas a constatar cómo marchan las labores, Luis Antonio Torres Iríbar, Presidente del Consejo de Defensa Provincial (CDP) y Reinaldo García Zapata, vicepresidente, visitaron el lugar, donde la población comentó sus insatisfacciones por la demora, mientras los técnicos y especialistas manifestaron su compromiso de seguir trabajando el tiempo que sea necesario.

Aquí radican los funcionarios de los organismos encargados de cuantificar las pérdidas y certificar los materiales. Además, se tramitan los subsidios para las personas sin solvencia económica y se otorgan los créditos.

Foto: Roly Montalván

Al frente de esta oficina se encuentra Eddy Montero Gómez, quien ofreció información acerca de la población damnificada: “Hay un total de 930 casos reportados y visitados. De ellos, 380 con fichas técnicas confeccionadas. Tenemos 26 con crédito y ocho con subsidio. Y sin incluir el corte de hoy, han comprado 137 personas, pues hacemos un corte todos los días a las siete de la noche”.

Tribuna de La Habana conversó con Andrea Pedroso, Inversionista de la Dirección Municipal de Vivienda (DMV) del territorio, quien explicó el procedimiento establecido: “Después de reportar su situación, el afectado es visitado por el técnico, le hacemos el expediente, lo foliamos, se lo damos al trabajador social, y después lo contactamos por teléfono. La demora es porque cada papel lleva varias firmas, pues salen de esta oficina, pasan con los compañeros que nos apoyan de la DMV de Playa para foliarlo, después por comercio y el banco, lo firman, y se llevan sus papeles para comprar los recursos necesarios”.

Para viabilizar el trabajo, cuentan con personal de la DMV de Playa, liderados por Nivia Alcaroz Rodríguez, su directora: “La mayor dificultad ha sido la incongruencia que hubo en un inicio con respecto a la valoración de las afectaciones y los listados de materiales dictaminados por los técnicos, los que entraron en contradicción con la disponibilidad de recursos que existían en las tiendas de materiales. Esto ha causado irritación en la población, y nos ha desgastado, pues ha habido que rehacer un sinnúmero de expedientes, los cuales fueron elaborados por técnicos de otros municipios con la mejor voluntad de resolver el problema rápido, pero no todos tenían la preparación necesaria para este tipo de tareas”.

“Hasta este minuto hemos radicado 452 expedientes con fichas técnicas y listados de materiales, aunque aún no están todos bien. Nos hemos percatado que hay personas reportadas doble, y hay otros, que dentro de una misma vivienda, aprovechando la situación han planteado cosas dobles, pero lo hemos logrado identificar por las direcciones en el registro, a pesar de que no tenemos creadas las condiciones para tener la información digital”.

Por su parte, Ernesto Moreno Rodríguez de la Dirección Municipal de Trabajo (DMT), explicó: “En esta parte no ha habido problemas, nosotros le adjuntamos al expediente el informe socioeconómico con todas las afectaciones, la relación de las personas que conviven y los salarios que devengan para calcular el per cápita económico, luego se hace el compromiso de pago y pasa a comercio, el cual certifica el valor de los materiales, con el costo, se cierra el expediente y pasan al punto de venta (Rabí entre Encarnación y Correa) para comprar en caso de que sea en efectivo, si es a crédito pasa por la compañera del banco”.

Al dialogar con Ondina Alvarado Zamora, vecina de San Indalecio entre Cocos y Encarnación, con visible disgusto señaló: “El trabajo ha sido malo, he venido tres veces y mi expediente, que lo hice dos días después del tornado, se ha extraviado las tres veces, el último apareció hoy, después de una visita anterior de Iríbar, el Primer Secretario del Partido de la Provincia, quien le reclamó a los técnicos por el mal trabajo que habían hecho. Pero resulta, que cuando aparece mi expediente, no están puestas las afectaciones. Tengo 71 años, vivo sola y estoy hace días en esta corredera. Ahora estoy en la cola, desde las seis de la mañana (eran más de las 3:00 p.m.), para ver de nuevo a la técnica, y me haga un anexo al expediente para poder comprar”.

En general, la población que esperaba su turno en la cola, planteaba que había mucha desorganización y demora, y que estaban desinformados pues sólo sobre la marcha se enteraban del procedimiento a seguir.