La posibilidad de contraer un virus no causa la menor alarma para algunos, sin embargo, su capacidad de autorreplicarse tiene la dañina propiedad de producir enfermedades, algunas de ellas muy graves que pueden dar al traste con la vida de una persona.

Tal nivel de peligro no se asocia al virus sincitial respiratorio humano (VSR), también llamado virus respiratorio sincitial o sincicial, pero no por eso se debe tratar con menor importancia.

El VSR causa infección del tracto respiratorio en pacientes de todas las edades, aunque tiene gran incidencia durante la infancia y la niñez.

Según un estudio publicado en la revista Phys.org, los bebés que contraen esa enfermedad viral después de los seis meses de edad tienen el doble de probabilidades de desarrollar asma grave que los que la padecen antes de esa etapa.

Ante esa realidad, una investigación australiana de la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW) sugiere que la vacunación materna contra el virus debería aumentarse con una inmunización activa en los primeros dos años del infante para reducir la aparición de asma.

Para demostrar esa tesis, los científicos analizaron 18 mil 42 de menores hospitalizados por RSV en Nueva Gales del Sur (NSW) entre 2001 y 2010.

Según los expertos, el virus respiratorio sincitial es la causa principal de infecciones del tracto respiratorio inferior como la bronquiolitis (inflamación de las vías aéreas pequeñas) en bebés, y en casos graves requiere ingreso en un área de atención médica. La enfermedad temprana también es caldo de cultivo del asma infantil, advirtieron.

Al decir de la autora principal, Nusrat Homaira, de la Escuela de Salud de la Mujer y del Niño de UNSW, este estudio tiene implicaciones importantes para el desarrollo y la implementación de una vacuna prometedora la cual se encuentra en su tercera y última etapa de prueba.

En los últimos 10 años, ha habido un desarrollo sin precedentes de una inyección contra el RSV por ser un gran problema, señaló. Para que se tenga una idea, el 80 por ciento de los bebés contraen la enfermedad cuando cumplen dos años, explicó.

Homaira adelantó que el inmunógeno en desarrollo se administrará a las mujeres durante el tercer trimestre para aumentar los anticuerpos maternos, que protegerán a los bebés contra el RSV grave.

Sin embargo, la protección de una vacuna 'pasiva' administrada a una futura madre puede proteger solo hasta los seis meses del niño. Después de ese tiempo, un bebé podría desarrollar la infección.

El estudio demostró que el 60 por ciento de todas las admisiones en el centro hospitalario fueron para bebés de seis meses o menos.

Ese resultado ratifica la existencia de una buena razón para desarrollar la vacuna materna, porque los protegerá en los primeros seis meses de su vida, expresó la líder del trabajo.

La exploración también reflejó que de un 40 por ciento de los internados después de los seis meses, la mayoría regresó al hospital con asma grave.

Nuestro análisis demostró que aunque tengas RSV en los primeros seis meses de vida, si padece la dolencia de carácter grave después de esa etapa, la tasa de asma subsiguiente es más alta en esos niños.

Este nuevo conocimiento debería informar la estrategia para implementar la inmunización contra el VSR una vez que la fase de prueba haya terminado para aumentar la inmunidad más allá del alcance de la vacuna materna, expresaron los autores.

Si bien la vacuna materna es extremadamente importante para nuestros niños, también necesitamos una estrategia de vacunación activa o una vacuna candidata activa que proteja a los niños en los primeros dos años de vida, apuntó Homaira. El equipo considera que se necesitan estudios adicionales en otros entornos para validar lo descubierto.

Homaira, que forma parte de un estudio mundial sobre RSV con el fin de investigar la carga de la enfermedad y proporcionar los datos necesarios para el desarrollo de una vacuna, augura que el inmunógeno esté disponible en aproximadamente dos años.

Según un artículo de la Clínica Mayo, de Estados Unidos, los signos y síntomas de la infección por el VSR, generalmente, aparecen entre cuatro y seis días después de la exposición al virus.

SINTOMAS DEL VIRUS RESPIRATORIO SINCITIAL

En adultos y niños mayores, generalmente causa nariz congestionada o moqueo; tos seca; poca fiebre; dolor de garganta y dolor de cabeza leve.

Según el trabajo de los expertos estadounidense, aunque a mayoría de los menores y mayores se recuperan en una a dos semanas, es posible que algunos tengan silbidos reiterados al respirar.

Los bebés prematuros o los lactantes y las personas de más edad que tienen problemas cardíacos o pulmonares crónicos pueden tener una infección grave o potencialmente mortal que requiera una estancia hospitalaria, informaron.

Los infectados contagian más durante los primeros días posteriores a la infección, pero el virus puede continuar propagándose hasta por unas semanas, alertaron.

(Autora: Reina Magdariaga Larduet*. Tomado de Prensa Latina)