Instituciones de salud, ubicadas en el municipio de Plaza de la Revolución, que durante el 2018 inauguraron objetos de obra, recibieronla visita, el pasado 30 de diciembre, del Dr. Roberto Morales Ojeda, miembro del Buró Político y vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros; el Dr. José Ángel Portal Miranda, ministro de Salud Pública; Luis Antonio Torres Iríbar, primer secretario del Partido en La Habana y Reinaldo García Zapata, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular.

En homenaje al aniversario 60 del triunfo de la Revolución Cubana, el recorrido posibilitó constatar la calidad de los servicios de salud que reciben los pacientes en esas instalaciones.

Tal es el caso del Hospital Clínico Quirúrgico Hermanos Ameijeiras, una institución de alto nivel científico y humano, donde se realizó, en octubre pasado, la primera cirugía mediante una técnica para el tratamiento de un tumor de ovario con metástasis en el peritoneo, la membrana que cubre la cavidad y vísceras abdominales.

El mantenimiento constructivo efectuado allí permitió la reinauguración de 46 obras y se mantiene la reparación de diversas áreas como las unidades quirúrgicas; además de la inyección de equipamiento médico que continuará en el presente año.

En el centro se han logrado trasplantes hepáticos, renales, de médula ósea y de córnea, así como el cumplimiento del plan de intervenciones quirúrgicas; al cierre del pasado año existía 260 casos en lista de espera.

Del mismo modo, existe un aumento del número de consultas, del por ciento de efectividad en la reproducción asistida y del tratamiento con medicina natural y tradicional.

Foto: Ramón Lantigua Arsís

El proyecto de informatización continúa con la optimización e implementación de la historia clínica digital y el desarrollo de la telemedicina como una vía de aporte de divisas.

Con el objetivo de lograr que la investigación y la docencia se incorporen con más auge en la asistencia médica, se categorizaron 62 investigadores y hubo 170 estudios terminados.También ocurrió la acreditación de tres especialidades: Dermatología, Anestesiología y Medicina Interna.

Morales Ojeda comentó cómo le satisface que todos los años se mejore la infraestructura, introduzcan nuevas tecnologías y se cree sentido de pertenencia entre el colectivo. “Los retos deben estar en correspondencia con la misión planteada por el Comandante en Jefe, Fidel Castro cuando expresó que esta es una institución especial, este hospital no se parece ni se parecerá a los demás del país”.

Por otra parte, en el policlínico Plaza de la Revolución, centro de referencia nacional de medicina comunitaria, de salud reproductiva y planificación familiar que atiende a 16 486 habitantes,se repararon 32 objetos de obra que garantizan 11 servicios a la población.

Este primer policlínico de Cuba declarado por la UNICEF como Amigo de la Madre y del Niño, cerró 2018 con una tasa de mortalidad infantil y materna en cero, “contribuyendo de esta manera a la tasa de mortalidad infantil de 2.23 que hoy muestra el municipio”, expresó su director, el Dr. Rubén García López de Villavicencio.
El incremento de las consultas y la no transmisión de arbovirosis son otros logros de los trabajadores del centro, quienes agradecieron a los constructores, al Partido, al Gobierno del territorio, a la Dirección Provincial de Salud por la ejecución de los mantenimientos.
Morales Ojeda afirmó que hay que lograr que el pueblo vaya confiado a los consultorios tras el fortalecimiento de la atención primaria de salud.
Mientras, José Ángel Portalresaltó la labor del Hospital Obstétrico Ginecológico Ramón González Coro, que cada día trabaja para la felicidad de la familia cubana.
En este lugar ha sido una prioridad el rescate de la infraestructura hospitalaria, sobre todo a partir de las afectaciones hidráulicas del pasado 5 de mayo, “lo cual generó la suma de voluntades e infinitas jornadas de trabajo para lograr una satisfacción por los servicios prestados a paciente y familiares”, recalcó el director del hospital, Rodolfo Enríquez Rodríguez.

Se encuentran en funcionamiento siete de los ocho niveles de su Torre A, se recuperan mobiliarios clínicos y no clínicos, se logra la terminación del departamento de Patología Cervical y Anatomía Patológica en bloques aledaños, y se favorece con acciones constructivas el área administrativa y la cocina comedor.

Asimismo, se les da mantenimiento a los sistemas ingenieros de calderas, plantas eléctricas y ascensores. Las labores llevadas a cabo han permitido recuperar todas las camas y sostener el funcionamiento de los servicios de referencia nacional como Cardiopatía y diabetes mellitus en embarazadas, la atención a la salud materno fetal, el cuidado de las gestantes con cáncer y a los recién nacidos con menos de mil gramos, el servicio de fotolisis y los centros de Genética Médica y Reproducción Asistida de Alta Tecnología.

La institución cerró con indicadores relevantes, entre los que destaca la baja tasa de encefalopatía hipóxica isquémica y la sobrevida de recién nacidos críticos, ventilados, con infección y/o bajo peso.

“Con los alcances propuestos para el 2019, en saludo al aniversario500 de la fundación de la Villa de San Cristóbal de La Habana, podemos concluir al 100% el plan de mantenimiento e inversiones de nuestro hospital y pasar entonces, con el esfuerzo de todos, a una etapa de sostenibilidad en la institución”, agregó Enríquez. 

Torres Iríbar insistió en la búsqueda de mayor efectividad en la comunicación, en el trato entre los trabajadores de la Salud y los pacientes; además de que la frase Por La Habana lo más grande compromete a hacer cada vez más por la provincia y por el estado de opinión de los pacientes.