Al digerirse más lento, el niño tomará leche con menos frecuencia. Además, las madres no tienen que preocuparse por la dieta ni por los medicamentos que consumen, pues estos no influirán en la alimentación del bebé.

... Mirando La Habana