En tiempos donde el concepto de ciudad sustentable se hace cada vez más necesario, La Habana, en vista de sus cinco siglos, despierta para soñar con volver esa utopía una realidad.

Los espacios públicos que conforman el área de aproximadamente tres kilómetros, desde el río Almendares hasta los contornos del Malecón son el plato fuerte del Corredor Cultural Calle Línea.

Además de fijar la vista en una zona cosmopolita y rica en diversidad arquitectónica, vale mencionar que da hogar a varias instalaciones entre teatros, galerías y museos insignes de la vida moderna de la capital.

La exposición Soñar La Habana desde su actual estatus de work in progress incluye una maqueta de la calle Línea así como las propuestas concretas de intervenciones urbanas que pretenden brindar desde el arte y la modernidad nuevas opciones a los transeúntes y vecinos. Con la acción de un equipo multidisciplinario que atesora el Proyecto Espacios se procura fomentar la ciudad contemporánea cubana como modelo de ciudad abierta, comunicativa, inclusiva y sostenible.

Se proyecta un diseño de las áreas enfocado en las personas y el confort sin perder de vista la inclusión intergeneracional y equitativa de las mismas en el municipio de Plaza de la Revolución, el más envejecido de toda Cuba, pues se estima que alrededor del 27 % de su población es mayor de 60 años. Una adecuada iluminación, recuperación de los árboles y plantas, uso efectivo de la gráfica, rediseño de parques y paradas de ómnibus que inviten al descanso y la lectura, aceras libres de barreras arquitectónicas, un carril para bicicletas con sus correspondientes parqueos, sistemas de baños públicos, la práctica colectiva del deporte y una mayor conectividad mediante el empleo de la señal wifi para conocer todas las actividades culturales de la calle Línea, son algunas de las acciones que comprende este proyecto participativo.

El corredor abrió con un gran festival de arte en la calle Línea que llevó el nombre de 3 km por la Cultura y se realizó desde L hasta la entrada del Túnel con performance, proyecciones de video arte e instalaciones, donde participaron, entre otros, la Compañía infantil de teatro La Colmenita, Carlos Díaz y Teatro El Público, la compañía Acosta Danza, Nelda Castillo y El Ciervo Encantado, los artistas visuales Milton Raggi y Glenda León junto a DJs.

Así, el Proyecto Espacios que lidera la arquitecta Vilma Bartolomé abrió la mesa para el diálogo desde la exposición Soñar La Habana. La muestra toma como sede principal a la Galería LaB 26, donde interactúan pasado, presente y deseado futuro desde  la recién culminada XIII Bienal Internacional de La Habana que bajo el título La construcción de lo posible transformó con arte espacios públicos de esta capital.