Foto: Ecured

El Médico, Catedrático Titular en las Facultades de Medicina de las Universidades de La Habana y Caracas, Venezuela, José Ignacio Torralbas Manresa, falleció hace 115 años, el 6 de diciembre de 1903, no sin antes legar importantes trabajos acerca de la Farmacología cubana, estudios de Patología, Medicina Legal, Higiene, Anatomía, Antropología y Fisiología. Además, destacó por su activa vida política a favor de la independencia de Cuba.

Nació en Matanzas el 23 de enero de 1842. Recibió el título de Doctor en Medicina en Universidad de La Habana, en 1864. Años más tarde, en 1876, realizó estudios en Venezuela.

Dedicó parte de su vida al estudio de las Ciencias Naturales, siendo profesor de esta disciplina en la Escuela de Ciencias de la Universidad de La Habana, donde contribuyó a la investigación científica de la flora y la fauna, así como su utilidad para la medicina. Escribió importantes trabajos acerca de la farmacología cubana y desarrolló importantes investigaciones sobre patología, medicina legal, higiene, anatomía, y antropología, fisiología.

Fue nombrado médico de la Junta de Caridad del Barrio de San Nicolás, durante la epidemia de cólera de 1867, y al año siguiente médico de Plana Mayor del Cuerpo de Ingenieros. Fue Socio Numerario de la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, a partir del 8 de enero de 1871. En dicha Institución desempeñó otras responsabilidades, como Secretario General, en 1892, e integrante de la Comisión encargada de redactar la Farmacopea Cubana. Perteneció a otras importantes asociaciones científicas, entre ellas, la Sociedad Antropológica de la Isla de Cuba.

También fue Director del Instituto de Segunda Enseñanza en la capital cubana e ingresó en la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana como Miembro de Número, el 8 de enero de 1871, a la que pertenece hasta su fallecimiento.

Desarrolló una activa vida política por la independencia de Cuba, a través de su afiliación a un Club de conspiradores que estuvo en relación directa con la Junta revolucionaria de Nueva York, la cual contribuyó a la preparación de los acontecimientos que conllevaron a la Guerra de los Diez Años. Por tal razón tuvo que abandonar la Isla, y se dirige primero a San Juan de Puerto Rico y luego a Caracas, donde continuó su labor como promotor independentista.

El 24 de febrero de 1895 regresó a Cuba, donde se incorpora al movimiento independentista, hasta que tiene que emigrar de nuevo a los Estados Unidos, y reinicia sus actividades políticas en Nueva York, Filadelfia, y con posterioridad en Tampa, lugar donde fundó la Sociedad Patriótica de Tampa, al iniciarse la intervención norteamericana. Al concluir la guerra retorna a Cuba, y fue fundador del Partido Nacional Cubano.

En los Anales de la Real Academia aparecen 73 trabajos de su autoría. Junto a su hermano Francisco Torralbas Manresa y otros autores, participó en la redacción del texto “Farmacopea oficial de la Isla de Cuba”. A todos sus textos les dio un tratamiento positivista cercano al materialismo.

Sus investigaciones y trabajos científicos se publicaron en los más prestigiosos órganos de prensa especializados de la época, nacionales e internacionales y también en folletos independientes. Entre sus libros de texto y de Historia Natural se hallan El origen del hombre, El Darwinismo, La Historia de la Medicina y Estudios antropológicos y etnográficos.