Hoy recorrí junto a Julito, colega del Gobierno que ha liderado los trabajos de reparación y transformación de nuestra heladería de L y 23, el Coppelia de nuestra Habana. Creo necesario compartir la magnitud de los trabajos que allí se han hecho, la transformación ha sido total.

Lo logrado ha incluido la reparación de todos los sistemas de frío para la recepción y conservación del helado, baños nuevos con muebles sanitarios y enchapes de mármol, reparación de toda la carpintería, cristalería, acrílicos e imitaciones a vitrales, un sistema de tensoformas que sustituyen las antiguas carpas y diseñadas como continuidad de la estructura de semicírculo de su cúpula central, un proyecto nuevo de jardinería interior y exterior, áreas verdes y arbolado con sistema de regadío para su mantenimiento, un proyecto de iluminación interior, exterior y monumentario con luces led, diseño de una imagen nueva con señalética decorativa e informativa, nueva y atractiva, dos kioscos nuevos en áreas exteriores para la venta rápida de helados en barquillos, reparación y recuperación del mobiliario copia del original y las Cuatro Joyas salón de lujo para las ofertas de Especial Coppelia en CUC.

Foto: Cortesía del autor

Otra de las novedades será la instalación de una gran pantalla de televisión de 3 x 1,85 mts en la esquina de 23 y L, la más popular de Cuba, que ofrecerá información visual de Coppelia y de toda La Habana, incluyendo un reloj de cuenta regresiva al 500.

Foto: Cortesía del autor

Paralelamente como se ha dicho se trabaja en la fábrica de helados Coppelia, en su mejora tecnológica y en las condiciones que posibiliten incrementar a 15 sabores diarios (por ahora, después serán más) en la Catedral del Helado Cubano.

Foto: Cortesía del autor

También se trabaja en la logística que permita ofertar más de 20 especialidades y combinaciones de dulces, cakes, frutas, biscochos y otros acompañantes del helado.

Todo ello para vender en todas las áreas, nuevamente helado Coppelia en CUP (moneda nacional).