Juan Carlos Otazo, de 24 años, productor de la Cooperativa de Créditos y Servicios 28 de enero, de Boyeros, tiene una pasión: la cría de cerdos. “Desde niño, me gusta, cuando estaba en la secundaria siempre crié uno o dos puerquitos”, cuenta.

Ante las fallas en la entrada de alimentos importados, siempre tiene algún as bajo la manga. “Uno busca solución, muele yuca, palmiche, hace yogur de yuca y suero lácteo, todo eso te ayuda mucho a suplir el déficit de comida, que está complicado”, dijo.

Juan Carlos Otazo, productor de la Cooperativa de Créditos y Servicios 28 de enero. Foto: Raquel Sierra

Esa voluntad de hacer, le hace cumplir con los convenios con el Grupo Empresarial Ganadero (GEGAN), entregando animales con pesos superiores a los pactados.

El habanero Otazo es uno de los 72 productores de referencia del sector cooperativo y campesino de todo el país que participan en la cuarta edición de la Feria Nacional Porcina, que se celebra en el recinto ferial de Rancho Boyeros del 5 al 9 de diciembre. El joven es esencia de muchos de los objetivos del encuentro.

Al inaugurarlo, José Miguel Rodríguez, viceministro de la Agricultura, señaló que el incremento mundial de los precios de las materias primas en los últimos años y los efectos de varias décadas del bloqueo impuesto a nuestro país por los gobiernos de Estados Unidos han provocado que en estos momentos se transite por una situación muy difícil en la posibilidad de alimentos.

Al respecto, indicó que las instituciones científicas cubanas han demostrado que es posible suplir los requerimientos alimentarios de los animales mediante la biomasa comestible que se produce en el trópico. Por ello, en el país “se está trabajando para la incorporación de plantas proteicas en los sistemas de los productores porcinos, por lo altos niveles de proteína bruta de sus follajes y su perennidad, la posibilidad de obtener altas producciones de raíces y tubérculos, aportadores de elevados contenidos de energía”. 

La feria fue inaugurada por el viceministro de la Agricultura, José Miguel Rodríguez, y el director de la División Porcina, Yasser H. Jassen Santisteban. Foto: Raquel Sierra

Todo ello, dijo, permite “concebir la obtención de concentrados capaces de ser utilizados en los sistemas de alimentación de forma integrada, donde los insumos provenientes de la importación pueden ser reducidos a niveles mínimos”.

Justo ese es uno de los objetivos fundamentales de la Feria Nacional Porcina: “extender las buenas prácticas en el manejo de la alimentación alternativa para la crianza del cerdo”, precisó el viceministro.

Feria por dentro

Durante el encuentro se desarrollan exposiciones de tecnología, de las principales razas porcinas y sus cruzamientos, se realizan encuentros técnicos, cursos y talleres que propician el intercambio de experiencias y saberes entre productores, especialistas, técnicos, científicos y estudiantes, de manera que pueden extenderse hacia otros escenarios no solo las mejores prácticas en el manejo, alimentación, reproducción, producción de carne, sino también aquellas relacionadas con el tratamiento de residuales, el uso de biodigestores y protección del medio ambiente. 

El país apuesta por la producción de alimentos alternativos para suplir el déficit de piensos importados. Foto: Raquel Sierra

En el encuentro se abordará igualmente la importancia de la recolección de pulmones útiles para la producción de Surfacen, medicamento de gran importancia no solo para el programa de salud en Cuba, sino también para su exportación, como una fuente de divisas para el país.

Auspiciado por la División Porcina y sus entidades provinciales, la Empresa Genética Porcina y el Instituto de Investigaciones Porcinas, todos del Grupo Empresarial Ganadero, el encuentro incluye también cursos sobre la formulación de dietas para esta especie, aprender a inseminar en un día, gestión ambiental y energía renovable y extensionismo de las buenas práctica en la producción porcina.
Pc: la habana, feria porcina, alimentación