La disputa por el trono del grupo Élite del Memorial Capablanca de Ajedrez contará con el incentivo de la presencia, en “el campo de batalla” del rey Vassily Ivanchuk. “Chucky”, como le apodan al ajedrecista ucraniano, vuelve a las andadas en Cuba tras ganar, en el 2016, su séptima corona en un Capablanca.

Tras su reinado en 2016, el ucraniano estuvo dos ediciones (2017 y 2018) sin presentar armas en el clásico cubano, pero al parecer, ya recargó las pilas y vuelve con deseos de volver a ceñirse la corona. El certamen tendrá lugar en esta oportunidad del 2 al 13 de mayo en el capitalino hotel Habana Libre, ubicado en el municipio de Plaza de la Revolución.

Según información aparecida en el sitio digital JIT, los rusos Alexey Dreev y el indio Adhiban Baskeran acompañarán al ilustre visitante, mientras aún quedan por confirmar el cuarto extranjero y los dos cubanos que completarán dicha nómina. Agrega la información que en el grupo Élite, el sistema de juego será de todos contra todos a doble vuelta.

En la última edición del certamen, efectuada en 2018, el ganador del Élite fue el estadounidense Samuel Shankland. Por lo vivido en los últimos tiempos por el ajedrez de la Mayor de las Antillas, donde sus dos mejores exponentes ya no se encuentran jugando en sus filas, es muy probable que este año las mieles de la victoria correspondan nuevamente a un visitante. Aunque en los deportes no existe rival difícil, mucho menos en uno tan veleidoso como el ajedrez, donde apenas basta un momento de desconcentración para peder una partida y con ello la corona.

Queda entonces, ver en que forma se presenta el “rey Chucky” y los demás legionarios extranjeros que arriben en abril en busca del cetro del grupo Élite del Memorial Capablanca y hasta donde pueden llegar los dos cubanos que finalmente completen la nómina de seis “trebejistas” de ese apartado.

Además, se deberá de seguir de cerca la actuación de los integrantes del grupo abierto. Quién sabe, tal vez este año las cosas les salgan bien a los cubanos y podamos dominar algunos de los dos grupos, o mejor aún, ambos, incluso cuando ello sea una misión difícil, muy difícil, máxime con Ivanchuk en Cuba.