¿Qué decir de la novela cubana? En fin, el mar... | Tribuna de La Habana