Como en sus días fundacionales, la Unión de Periodistas de Cuba –Upec- sigue el derrotero de unir a los profesionales del sector para defender la Revolución, pero hoy con un reto distinto y enormes desafíos: modernizar y trasformar el sistema de medios públicos a favor de defender su credibilidad.

Este lunes, al celebrar su aniversario 56, estaremos acentuando el imperativo de avanzar en la encomienda del X Congreso de la organización, de construir un nuevo modelo de prensa pública para el socialismo, más horizontal, con autorregulación de los medios, donde los colectivos profesionales y sus directivos tengan mayor autonomía y la verdadera responsabilidad de lo que se publica o no, al tiempo que obliga a revertir la forma de generar los contenidos, como insistió Ricardo Ronquillo Bello, presidente nacional de la Upec, a propósito de las actividades por la fecha.

Con su carácter estratégico y transversal, la Política de Comunicación del Estado y el Gobierno –fue aprobada en 2016-, y la nueva Constitución de la República, reconocen a la información como un bien público y un derecho ciudadano.

“La comunicación no fue considerada como un recurso estratégico a pesar de decidir parte de la suerte del proyecto político de la Revolución cubana. Los pronunciamientos al más alto nivel de la dirección del Estado, el Gobierno, y el Partido acerca de la comunicación, han ido creando el escenario ideal desde el punto de vista político, para la construcción de ese nuevo modelo de prensa de comunicación y de información pública para el socialismo”, indicó.

Al respecto añadió cómo el cambio salarial anunciado en estos días y que se cobrará por primera vez en agosto, -los profesionales del sector están entre los que menos ingresos perciben-, también propicia las condiciones ideales desde el punto de vista psicológico, profesional y sociológico.

“Se está conformando el escenario político y económico ideal para la transformación del modelo de prensa, de comunicación y de información del país. Por eso es muy importante que la política de comunicación reconozca la importancia de transformar hacia el interior de los medios; pero, además, en los Organismos de la Administración del Estado, las organizaciones y la sociedad en su conjunto, es decir, en todo el modelo de comunicación de la sociedad”.

Según el criterio de Ronquillo, la Política de Comunicación y los proyectos que se están estudiando para aplicarla van a permitir que vayamos resolviendo de manera paulatina todos los problemas estructurales de la prensa, que van más allá de resolver los problemas salariales de los periodistas, y a los cuales debe prestársele atención.

Reconoció la alta responsabilidad de la Upec para cambiar el sistema de medios del país, por nuclear a las vanguardias profesionales que a lo largo de estos años han defendido las ideas más importantes al respecto, mediante maestrías, doctorados y demás.

Foto: Unión de Periodistas de Cuba

“El sistema de medios públicos –dijo-, ha ido perdiendo lo que los teóricos llaman la hegemonía de las influencias, pues ya no estamos en la década de los ochenta del siglo pasado. Las audiencias reciben ahora una multiplicidad de influencias de otros canales de comunicación desde internet y las redes sociales, y se han segmentado, lo cual obliga a cambiar la forma de generar los contenidos, a estudiarlas, saber dónde están por que si antes teníamos audiencias analógicas fidelizadas ahora no es así. Las audiencias jóvenes están muy dispersas; pueden estar en Facebook, en Instagram o en otros espacios de las redes sociales. Y no hay manera de que tú con un solo tipo de mensaje influyas sobre una audiencia heterogénea. Tenemos que hacer contenidos heterogéneos para audiencias heterogéneas.”, puntualizó.

“Estamos en un momento completamente distinto, con unos desafíos enormes, por eso insistirnos en defender la credibilidad del sistema de medios públicos del país, pues con ello estaremos defendiendo su capacidad de generar consensos que ahora no es como en el siglo XX
“Ya no se construyen los consensos ni las jerarquías culturales solamente con el trabajo en las plataformas tradicionales de los medios públicos. Estamos viviendo un momento muy desafiante, pero a la vez muy interesante, que nos llama a prepararnos cada vez más”.

Más adelante consideró la importancia de atemperar la organización a los reclamos de hoy. Por ello, los proyectos más interesantes apuntan a la infraestructura de la comunicación, la intranet, y convertir en un medio de medios a Cubaperiodistas.cu, el portal de la Unión. Igualmente, digitalizar la forma de ingreso a las filas y rescatar el Festival Nacional de la Prensa ya previsto para 2020.

Animados por estos retos, los afiliados de las seis delegaciones de base de la ciudad, -Tribuna de La Habana, Radio Ciudad de La Habana, Radio Metropolitana, Cadena Habana, la COCO, y el Canal Habana-, se reunirán el 15 de julio en la sede de la Casa de la Prensa Provincial, para recibir a nuevos miembros, presentar un libro, e inaugurar una muestra dedicada a Guido García Inclán, fundador del espacio noticioso El Periódico del Aire.

El presidente de la Upec en la capital, Onoides Díaz Hernández, consideró que cada aniversario entraña una constante superación para interactuar mejor con los públicos, generar consensos en una sociedad donde la ciudadanía está muy dispersa en distintos soportes comunicativos, ir hacia la especialización en temas esenciales, abrir espacios para el ejercicio de la crítica periodística y, sobre todo, impregnar de mayores motivaciones y reconocimiento a quienes todos los días toman el pulso de la nación.