La Universidad de Ciencias Pedagógicas Enrique José Varona celebra el 55 Aniversario de su obra educacional con el aval ganado en la formación de varias generaciones de educadoras de círculos infantiles, maestros y profesores para los diferentes niveles de educación y para otras universidades de Ciencias Pedagógicas del país con las cuales colabora.

Su historia se dividió en tres etapas: Instituto Pedagógico de 1964 a 1976; Instituto Superior Pedagógico de 1977 a 2008 y, luego, Universidad de Ciencias Pedagógicas hasta la actualidad.

A fin de formar profesores para ejercer en el nivel medio del Sistema Nacional de Educación, el entonces ministro de este sector, doctor Armando Hart Dávalos, mediante la firma de una Resolución Ministerial en julio de 1964, independizó la formación de profesores de las facultades universitarias de Ciencias y Filosofía, y creó el Instituto Pedagógico de Las Villas, otro de la Universidad de Oriente y el Instituto Pedagógico Enrique José Varona de la Universidad de La Habana.

No solo tenían la responsabilidad de la instrucción inicial del profesional de esta rama para las escuelas secundarias básicas y los institutos preuniversitarios, sino también todo el sistema de superación continua de los docentes y la realización de investigaciones formativas, así como desarrollar técnicas, métodos y teorías didácticas en consonancia con el carácter socialista de la Revolución, las necesidades del país, el entonces estado de la ciencia y la tradición formativa del pueblo cubano.

Su primera directora fue la doctora Dulce María Escalona Almeida (1901-1976), destacada pedagoga con una larga trayectoria en el ramo. Se afirma que esta institución fue su gran obra, donde con gran pasión brindó un aporte significativo al desarrollo didáctico y cultural del país, aunque después de tres años, quedó solo como directora de la Sección Secundaria Básica. En 1969, se le designó Asesora General, cuando solicitó se le relevara de la dirección, pues su salud estaba muy quebrantada.

El 21 de enero de 1977 se transforma este centro en Instituto Superior Pedagógico con el objetivo fundamental de graduar profesionales altamente calificados en este campo. bajo esa nomenclatura, realizó importantes contribuciones a la teoría y práctica de esta ciencia instructiva, no solo en la constitución inicial y permanente, sino también en la ejecución de investigaciones, para contribuir al perfeccionamiento continuo de la enseñanza.

Para la institución, constituye una misión perenne la formación integral de profesionales capaces de asumir el reto de la educación de las actuales y futuras generaciones de cubanos en la capital y el resto del país, así como apoyar a la preparación, superación y desarrollo de los maestros de Latinoamérica, el Caribe y otras partes del mundo.