En la difícil situación que hoy vive el planeta, para Cuba agravada por el acoso y las presiones imperialistas, dos prioridades se ha planteado la Isla: la defensa y la economía. Y dentro de esta última esfera la preponderancia corresponde a la producción de alimentos.

Así lo explicó el miembro del Buró Político, Salvador Valdés Mesa, primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, al intervenir en reunión de chequeo de las nueve obras que, dada su trascendencia, reciben atención especial dentro del plan de inversiones, que en La Habana, se ha planteado la Agricultura,  un sector llamado a jugar un rol protagónico en el propósito de cubrir los requerimientos nutricionales de la familia del patio.

Foto: Roly Montalván

En intercambio con inversionistas y constructores, Valdés Mesa se interesó sobre el estado actual de las ejecuciones y sus fechas de terminación, pero sobre todo, cuales factores podrían representar un freno actual o futuro, en la edificación y montaje de instalaciones, que aunque se edifican en la capital, tendrán en la mayoría de los casos, alcance nacional, y supondrán enormes fortalezas, en favor del incremento de rendimientos y entregas, sustitución de importaciones, ventas hacia el exterior, y la calidad.

Hablamos de reparaciones de envergadura o construcción de silos, plantas de bioplaguicidas y de vacunas aviares, laboratorios de higienes de los alimentos y de diagnóstico veterinario, laguna de oxidación en Campo Florido (Programa Porcino), minindustria en Bajurayabo (conservas), y mejoras en los zoológicos de 26 y el Nacional. 

En sentido general, las cosas marchan a pedir de boca, excepto el sistema hidrosanitario, en el zoológico de 26, que presenta un ligero atraso. Aquí se construye además un tanque elevado (agua).

Con el argumento preciso, el vicepresidente cubano explicó la importancia de cada una de las obras y llamó a llevarlas a términos sin atrasos, en tanto generarán capacidades de almacenamientos, lo cual a su vez ayudará a engrasar el engranaje puerto-transporte-economía; garantizarán un mayor aprovechamiento de las cosechas y evitará pérdidas en los picos, o nos hará más fuertes frente al azote de enfermedades de plantas y animales.

En sus reflexiones, Valdés Mesa dijo que las limitaciones que enfrenta el país, obligarán a aplazar lo menos trascendente para ponerlo en los lugares donde el financiamiento se traduzca en desarrollo, liquidez, ahorro o comida.

Explicó que se trabaja asimismo en el ordenamiento de la comercialización, y por hacer valer el orden y la disciplina en la campiña, frente al hurto, desvío, tala indiscriminada, pesca y caza, fortuitas, manifestaciones, que en su opinión, deben combatirse con energía y en lo cual a la Agricultura le corresponde un papel preponderante.

Dijo además que el organismo tiene la responsabilidad de controlar todo lo que se coseche, sin desdeñar a ningún productor y mantener esa supervisión hasta el destino final.

Luego de conocer las características de lo que será la nueva Empresa Provincial de Acopio y el Mercado Agropecuario El Trigal –incluye líneas de beneficio– Valdés Mesa apuntó que, en relación con otras provincias, La Habana está atrasada en el mejoramiento y presentación de los productos agropecuarios a la venta a la población, e indicó avanzar en tal dirección, incluso al punto de llegar a clasificar las entregas en correspondencia con la calidad, lo cual, aunque implique más trabajo y  mayores precios, representa respeto al consumidor, quienes, al final, lo agradecen.

En tal sentido, Luis Antonio Torres Iríbar, primer secretario del Comité Provincial del Partido, aclaró que, el contar con mercados, pero no con Empresa de Acopio, provocó el desfase y retraso del territorio, e informó que ya se han dado pasos, y pronto el Mercado Agropecuario, de Cuatro Caminos, sometido a una restructuración integral, a terminar en noviembre, será un buen ejemplo a gran escala de lo que, en materia de ventas agropecuarias, merece el pueblo.

En la cita, a la cual también asistieron, Reinaldo García Zapata, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular, Idael Pérez Brito, viceministro primero de la Agricultura, y otros dirigentes del Partido y el Gobierno, Emeregildo Martínez Games Delegado de la Agricultura en La Habana, informó que hasta la fecha la capital cumple su plan de siembra, ascendente a poco más de 10 000 hectáreas, de las cuales 7 286 corresponden a hortalizas.

Martínez Gamez dio a conocer que en función de aumentar tanto los rendimientos agrícolas como la captura de peces de agua dulce, respectivamente se trabaja en la recuperación de 417 organopónicos semiprotegidos, y el rescate de unos 20 embalses; además del montaje de calentadores solares para el secado de plantas medicinales.

Torres Iríbar precisó que en materia de agricultura la ciudad cumple con los principales indicadores, incluida la carne de cerdo, que hoy exhibe cierta recuperación luego de reiterados incumplimientos, lo que unido al respeto con los envíos de productos agrícolas al territorio desde Artemisa y Mayabeque garantiza cierta estabilidad en las tarimas habaneras, aunque sabido es que todavía son muchas las insatisfacciones.

Foto: Roly Montalván

Luego de terminada la reunión, Salvador Mesa, acompañado por Torres Iríbar y García Zapata, recorrió la Unidad Empresarial de Base Heladería Coppelia, de Boyeros, entidad sometida a un proceso de modernización tecnológica y remodelación estructural, con lo cual, aunque mantendrá los actuales niveles productivos ascendentes a 10 000 galones diarios, la inversión que abarca las áreas de elaboración y las instalaciones socio-administrativas, además de mejorar las condiciones de trabajo, garantizan superior calidad y las condiciones para fabricar hasta 15 sabores, que harán las delicias de quienes quieren ver devuelta, en la emblemática sodería de 23 y L, en el Vedado, los cremosos helados que hicieron que la fama Coppelia le diera la vuelta al mundo.