Alejandro González, funcionario del Minrex, explicó que la Helms-Burton tiene como objetivo asfixiar a la Revolución Cubana. Foto: Oscar Alvarez Delgado

Trabajadores y dirigentes de la Refinería Ñico López, del municipio de Regla, en La Habana, se reunieron este jueves en el teatro de la empresa para dejar bien claro el rechazo total de los obreros de esa importante industria a la Ley Helms-Burton.

El encuentro contó con la presencia de Alejandro González Bemar, funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex), quien explicó a los presentes los cuatro títulos que componen la Helms-Burton, con especial énfasis en la aplicación del capítulo tres, mediante el cual, la refinería dejaría de ser propiedad del Gobierno cubano, solo que esa Ley es inaplicable en Cuba.

Vanelis Marzo Cabrera, primera secretaria del Comité Municipal del Partido en el municipio de Regla. Foto: Oscar Alvarez Delgado

Se encontraban también Alexis Holmo y Oscar Aruaga, ambos funcionarios del Comité Provincial del Partido, junto a la directora de la refinería y directivos del PCC de la empresa.

Allí quedó claro que los trabajadores de esa importante industria no entienden de amenazas ni injerencias, y le mandaron a decir a Trump que con imposiciones y leyes draconianas “No nos entendemos”.

Nápoles, quien trabajó antes del triunfo de la Revolución en la refinería, fue enfático al decir que esa institución nunca dejará de ser propiedad del Gobierno cubano. Foto: Oscar Alvarez Delgado

Varias fueron las intervenciones de los obreros y en todas primó la unidad de criterios, al coincidir en que la refinería jamás dejaría de ser del pueblo de Cuba. Vanelis Marzo Cabrera, primera secretaria del Comité Municipal del Partido en el municipio de Regla, en la clausura expresó: “Los Estados Unidos no puede entender que frente a sus propias narices hayamos hecho una Revolución que hoy tiene 60 años, y va a tener muchos más.

“Pasamos un tornado el 27 de enero, e hicimos esa misma noche una Revolución, porque los primeros trabajadores que fueron a ayudar al pueblo de Regla fueron los de esta refinería”.