Realistas réplicas en miniatura de los leones del Paseo del Prado, el Capitolio Nacional de Cuba, el Malecón habanero, carteles escritos con tipografía típica de la señalización de las calles capitalinas y otros muchos emblemas de esta hermosa Ciudad Maravilla, reciben al visitante de la Feria Nacional de Artesanía Arte para Mamá, en el stand de Habaneando Souvenirs.

Un declarado homenaje a la otrora Villa San Cristóbal de La Habana, de cara a sus 500 años de fundada, constituye la labor de este proyecto familiar liderado por el artista de la plástica Oscar González Rodríguez, empeñado en ofrecer al público la posibilidad de llevar a casa un pedacito de su amada urbe.

Foto: Tomada de ACN

El joven escultor confiesa nunca haber olvidado el efecto que producían en él la aparición de El Morro y detrás suyo, los edificios más representativos de la capital, a medida que se acercaba a ella en los viajes realizados en su infancia desde su Matanzas natal, y que por ello, a la hora de emprender el rumbo de la artesanía, encontró en los símbolos habaneros su mayor incentivo.

“Queríamos hacer un proyecto familiar y decidimos incursionar en el mundo del souvenir, en el que- según mi opinión- todavía no estaba bien representada la imagen de La Habana. De ahí surgió la idea de reproducir los iconos de la ciudad en miniatura.

“La primera pieza que presentamos fueron los Almendrones (carros americanos) y luego el producto nuestro que más aceptación ha tenido por el público, que es el señalizador de esquinas o “mojoncito de lindero”, como popularmente se le conoce, debido a las posibilidades de personalización que ofrece, pues este no está terminado hasta que el cliente llega y le imprime su sello”.

Foto: Tomada de ACN

Y de visible demanda entre los visitantes del recinto ferial Pabexpo, en estos días en que el Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) dedica a las madres de todo el país un poco del mejor arte nacido de nuestras más auténticas tradiciones manuales, resulta el llamado mojoncito, motivo de parada obligatoria en el stand de Habaneando Souvenirs.

“Cada señalizador de esquina es diferente”, se regodea Ana Gloria Rodríguez Álvarez, madre de Oscar y miembro del singular proyecto familiar, al argumentar que estos se venden desnudos con precios acordes al tamaño y formato del mismo, y que es el comprador quien lo diseña.

Foto: Tomada de ACN

Según Ana Gloria, en el pequeño objeto decorativo se pueden grabar direcciones, nombres, y se le ofrece al cliente, además, un catálogo de imágenes relacionadas a contextos laborales, sociales, y de la vida familiar y de pareja, que se pueden estampar en las caras que desee de las ocho que lo conforman.

Es así que el amplio muestrario, en constante crecimiento para adaptarse a las necesidades del público, cuenta con pequeñas figuras que constituyen emblemas gráficos de profesiones, sentimientos, juegos infantiles, objetos de disfrute para todos los gustos y, por supuesto, diminutos iconos habaneros.

Sobre el proceso de producción de estos curiosos artículos, el joven artista, graduado de la Academia de las Artes Plásticas de Matanzas Roberto Diago Quero, explica: “La pieza principal la modelo en arcilla o plastilina, de ahí hago moldes en silicona que luego se funden en una especie de mortero compuesto por cemento blanco, arena lavada y algún tipo de escayola, y después se les da una pátina imitando la realidad en dependencia de la figura que sea, o en el caso de los mojoncitos, se quedan en el material tipo piedra”.

Foto: Tomada de ACN

Las ofertas se han diversificado desde que el proyecto fuera lanzado oficialmente en 2015 en la edición 11 de Arte para Mamá, y de cara al futuro se trazan ya nuevas y ambiciosas metas.

“Hemos ido ampliando las propuestas y podemos ofrecer ahora réplicas de los Leones del Prado, El Capitolio y queremos lanzar este 2019 en la Feria Internacional de Artesanía (FIART), por el Aniversario 500, la reproducción de El Morro, uno de los símbolos que más identifican a la capital”.

El reto se vislumbra gigante ante las muchas bellezas que conforman el imaginario de esta casi medio milenaria Ciudad Maravilla; mas, seguramente, pronto se asomarán por otros eventos del Fondo o por la propia sede del proyecto en la Calle Habana No. 769-A entre Luz y Acosta, personajes entrañables como La Giraldilla o El Cristo, solo que esta vez, gracias a Habaneando Souvenirs, los podremos llevar a casa.

(Por Saylín Hernández Torres, ACN)