La 5ta avenida sigue siendo la más linda de nuestra Habana. Uno de los arquitectos que participó en su proyección fue el neoyorquino John H. Duncan (quien diseñó el monumento a Grant en los Estados Unidos), junto al arquitecto cubano Leonardo Morales, nacido en 1887.

Entre 1921 y 1924 se construyó en la 5ta Avenida una torre reloj, diseñada por el arquitecto George H. Duncan, quien es autor también de la llamada “Fuente de las Américas”, inaugurada en 1924 y situada en la misma entrada de la importante avenida.

Las cuatro campanas del reloj tienen grabado el nombre de José López Rodríguez (Pote) y su sonido reproduce las campanas del famoso Big Ben de Londres.

Entre todas las edificaciones existe una que indiscutiblemente llama la atención del transeúnte por encima de otras. Una vieja casona que con su peculiar tejado color esperanza se ubica justamente al inicio de la avenida. La llamada por el pueblo como La Casa de las Tejas Verdes, ya hoy reparada y con una vista muy diferente aunque manteniendo la estructura original, hoy Museo de la Arquitectura.

En verdad, la casa fue construida en 1926 por el arquitecto José Luis Echarte como residencia para Alberto Lamar.

Aunque muchos le conceden una extensión mucho más corta, esta arteria principal de la ciudad de La Habana se extiende desde la salida del túnel que la conecta con el Vedado, hasta el río Santa Ana, en la localidad de Santa Fe, bien al oeste de la urbe, por lo cual no solo se le puede considerar como la más bella sino también que es una de las más extensas de la capital cubana.