Cuando muchos se afanan por entregarse a lo grande en una ciudad de cara a su medio milenio, la clase trabajadora capitalina no quiere ser menos.

Por eso ya se alista para que el desfile del próximo 1ro. de mayo se sienta y muestre en colosales dimensiones, no solo por la presencia masiva de los trabajadores junto a sus familiares, sino por el colorido, la organización, la disciplina, las iniciativas, y el respaldo a la Revolución tras proclamarse la nueva Carta Magna.

“La Habana lo necesita y la Patria también”, sentenció Luis Manuel Castanedo Smith, secretario general de la CTC en la provincia, tras delinear la esencia y el espíritu con que los habaneros festejaremos el Día Internacional del Trabajo en la Plaza, antecedido por la culminación de las sesiones finales del XXI Congreso de la organización.

El sector de la Salud, junto a Biocubafarma, marcará la avanzada del desfile, entre cuyas motivaciones destaca el empeño de los habitantes de esta geografía, para obtener la sede de la celebración por el 26 de Julio en la capital. Al decir de Castanedo, el mejor aporte debe constatarse en el orden productivo, con mayores resultados en cuanto a la entrega de unidades físicas, a la par de continuar fortaleciendo el rol de las organizaciones de base, en pos de concretar ahorros, niveles de exportación superiores, suplir importaciones, y en franca lucha contra el robo, las indisciplinas y la corrupción. 

Durante las plenarias en los municipios ya se convoca a la presencia masiva en el festejo, diseñado por bloques de sindicatos, y también de los sindicatos entrelazados con los territorios. La movilización estará precedida por el tradicional acto en la Colina Lenin de Regla, dedicado a los 149 años del natalicio del líder del proletariado mundial; en esta oportunidad se realizará el 18 y no el 22 de abril como corresponde, por coincidir con las sesiones del Vigésimo Primer Congreso.

Una representación de los 169 delegados de la ciudad al magno  evento, participó este sábado en un trabajo voluntario en los Jardines de La Tropical, emblemático espacio de nuestra urbe donde el rescate de los servicios gastronómicos, recreativos y culturales será uno de los regalos con vistas a los 500 años de la Villa de San Cristóbal.