Siempre diligente y leal al tiempo y a la ciudad que lo vio nacer, el Historiador de La Habana está al tanto de los detalles del presente y para el futuro: viviendas dignas para las personas, pequeños comercios para que los visitantes tengan acceso a  recuerdos Hechos en Cuba, parques donde algún día podrán construirse los edificios del mañana y hasta un gimnasio que permitirá dar salud y estética a los cuerpos y descanso a las mentes.

Con esos sueños al alcance de la mano, Eusebio Leal, el Historiador de la Ciudad, recorrió junto a Luis Antonio Torres Iríbar, primer secretario del Partido en la capital, y Reynaldo García Zapata, presidente del gobierno provincial, diferentes obras que se ejecutan e inauguran por el aniversario 500 de la villa de San Cristóbal de La Habana.

Justo al lado de la puerta de O´Reilly, en O´Reilly no. 1357, ya está listo el Edificio Prácticos del Puerto, con seis viviendas en los pisos superiores –las cuatro últimas entregadas ayer-, un Centro de Información para visitantes y comercios del patrimonio cultural.

Foto: Joyme Cuan

En la tienda Miniaturas, están las piezas de plomo del artista Octavio Aruca Vázquez: réplicas de la Giraldilla, el tradicional cañonazo de las nueve de la noche y Napoleón Bonaparte, entre otros, y justo al lado, un espacio para los abanicos, señaló Leal.

El objetivo inmediato, dijo, es “preparar condiciones para explicar, de cara al aniversario 500, el lugar de fundación de la villa, que es ese sitio del Templete, y dotarlos de libros, tarjetas, reproducciones y todo lo que sea menester para ello y todo, con producciones nacionales, que se realizan en talleres de la Oficina del Historiador, cuyo fin no es ganar, sino dar a conocer y generar un sentimiento de amor y contribución hacia La Habana”.

Foto: Joyme Cuan

“La decisión que tomamos –como parte que soy del gobierno de la ciudad, de hacer por La Habana, lo más grande, pero esto tiene un punto de partida, que cada cual haga lo más pequeño, que a cada cual le toque hacer lo más pequeño, pero que nadie prescinda de hacer algo y convertir esto en un movimiento popular, como ha sido en otras ciudades de Cuba es el objetivo. Esto no es meta, sino un punto de partida”, puntualizó.

Tras el paso del tornado, consideró el historiador, “lo más tremendo ha sido la voluntad del pueblo y sus instituciones, encabezados por el Partido y el gobierno para no remediar, sino resolver y convertir en bello lo que no lo era y tratar de darle a todas las personas el sentimiento de que nuestro corazón y nuestras manos están con ellos. Esto es parte de eso, porque las naciones necesitan himnos, símbolos, proyectos y sueños”.

Según destacó, los objetivos esenciales son las viviendas, centro de atención de ancianos, escuela, gimnasio, áreas peatonales, parques y protección para los niños. Esta es la visión global, que tiene la ciudad y tenemos nosotros, como parte de ella. “Es La Habana Vieja como punto de partida y como uno de los centros históricos de La Habana”.

Ignacio González, único propietario de vivienda del edificio y nacido en él, recibió su nuevo apartamento, totalmente rehabilitado y con una vista envidiable a la Plaza de Armas, el Templete y el Castillo de la Fuerza. Las obras visitadas son el resultado del trabajo conjunto entre inversionistas y constructores de la empresa constructora de la Oficina del Historiador Puerto Carenas.

El Castillo de la Fuerza y la Giraldilla

En el Castillo de la Real Fuerza, el historiador explicó las características de la Sala de los Tesoros, donde se exhiben hallazgos de diferentes naufragios, entre ellos los pecios Cayo Paraíso, San Cayetano y Fuxa. Cargamentos de porcelana, cañones antiguos, adornos, útiles de farmacéuticos, hebillas de zapatos, clavos, proyectiles, monedas, pipas de fumar, llaves…

Con la visita, en la antigua fortaleza custodiada por una réplica de la Giraldilla, uno de los símbolos de la ciudad,  quedó inaugurada la Sala del Modelismo Naval, donde se exponen diferentes tipos de embarcaciones, desde los más antiguos hasta el yate Granma, incluida una réplica de la que le regaló el explorador y antropólogo noruego Thor Heyerdahl a Fidel Castro: bergantín, balandro, buque de vapor, fragata y navío, así como las señales para los puertos.

Según explicó Antonio Quevedo, director del museo, las infografias detallan los elementos y partes de los barcos, los audiovisuales los contextualizan y próximamente se incorporarán nuevas tecnologías –pantallas táctiles-, para quienes quieran profundizar en el tema.

“Tras la inauguración del Centro para la Interpretación de las Relaciones Culturales entre Europa y Cuba, en el Palacio del Segundo Cabo; el Observatorio, en la Plaza de Belén, y el Planetario astronómico, nada puede ser ya estático o inmóvil, es imposible”, destacó Leal.

La prioridad, las viviendas

Foto: Reynier Batista Morales

Leal, Torres Iríbar y García Zapata visitaron el nuevo gimnasio, con “todos los hierros”,  ubicado en la calle Lamparilla, entre Mercaderes y San Ignacio. De acuerdo con su administrador, Carlos Manuel Fente, el centro trabajará de ocho de la mañana a ocho de la noche, de lunes a viernes, con seis turnos de trabajo de hora y media cada uno, de manera que a las personas les de tiempo hacer sus ejercicios, con un precio de 300 pesos al mes, por cinco frecuencias semanales y el disfrute de máquinas de uso profesional, baños, taquillas y salones climatizados.

Foto: Joyme Cuan

Otra parada en el trayecto fue en los edificios de Lamparilla 64 y 65, de 39 y 32 apartamentos, respectivamente. El primero fue levantado, con financiamiento de la cooperación italiana, desde los cimientos, mientras el segundo fue una reconversión de antiguas oficinas entregadas a la Oficina del Historiador por el Instituto Planificación Física. Las casas fueron otorgadas a inquilinos del edificio Narciso López –ubicado detrás del Templete y en deficiente estado constructivo- para iniciar allí las labores de rehabilitación.

Según se conoció, con estas últimas carácterísticas, se trabaja en otros inmuebles, entre ellos uno perteneciente con anterioridad al Ministerio del Comercio Interior, que deberá concluirse a fines de año.

Foto: Joyme Cuan

Leal mostró un recién estrenado parquecito en Lamparilla y San Ignacio –una iniciativa para mejorar el entorno, en tanto se espera por financiamiento para la construcción de viviendas-, así como el inicio de las obras en dos edificaciones ubicadas en la calle San Ignacio, que sumarán nuevos apartamentos para personas albergadas desde hace años. “Viviendas es lo que pide hoy Cuba y no podemos estar de espaldas a eso”, enfatizó Leal.

Durante el recorrido dialogaron sobre la necesidad de mayor abasto de agua para las prioridades del territorio, incluido el mantenimiento de los jardines; que los ciudadanos aprendan a vivir en comunidad y actuar en consecuencia y que todos –instituciones y personas naturales-, halen hacia el mismo lado en este empeño. A su vez, mostró una experiencia de construcción de una escalera  a base de bóveda, sin utilización de cabillas y la nueva sede de la tienda Abanicos Habana, donde una experimentada artista personaliza los abanicos.

Foto: Joyme Cuan

Al final del recorrido, Leal entregó a Torres Iríbar un cuadro del escudo de la ciudad, elaborado por estudiantes del taller de vidrio de la Escuela de Oficios Gaspar Melchor de Jovellanos, donde cursan estudios unos 500 jóvenes, “símbolo de esa voluntad de estudiar, trabajar y hacer cosas bellas”.

Torres Iríbar destacó que pese a que Leal no gusta de recorridos e inauguraciones, debía hacerse “porque en el aniversario 500 no puede escapar nada de lo que la Oficina del Historiador y el Historiador hagan por la ciudad”.

“Quisimos venir a compartir las riquezas que hemos visto: esa espiritualidad, amor, sensibilidad, y sobre todo, ese cariño que profesan las personas por nuestro Eusebio”, dijo el primer secretario del Partido en la capital, quien expresó orgullo y satisfacción de poder contar con él, con sus ideas, sus opiniones, tan válidas.

“Él tiene el don de la palabra, pero también el don de lo hecho. Es también símbolo de la unidad”, enfatizó.