Cuidar la seguridad de las costas de Cuba es velar por la integridad física y espiritual de los habitantes de la Mayor de las Antillas, y de todos los turistas, que año tras año, le visitan.

Para nadie es un secreto que las drogas constituyen uno de los grandes flagelos de la humanidad, de ahí que el estado cubano libre una guerra sin cuartel contra el tráfico de estupefacientes, los cuales en oportunidades llegan en forma de recalo a las costas cubanas.

Los 309 Destacamentos Mirando al Mar existentes en Cuba juegan un papel fundamental en la vigilancia de las costas del archipiélago caribeño, y en la lucha contra las drogas. Pero no es ese el único rol que tienen los hombres y mujeres que conforman los 309 grupos que existen en la Mayor de las Antillas, tal como quedó demostrado en el Balance Anual que este viernes realizaron en el Complejo 28 de Septiembre, en La Habana. Ellos también velan porque no se produzcan actos de caza furtiva, salidas o entradas ilegales, la protección de la flora y la fauna, y cualquier otra acción que pudiera afectar el ecosistema y poner en riesgo la vida de las personas.

Múltiples fueron las experiencias brindadas por los asistentes al cónclave, las cuales recogieron el quehacer de provincias tan distantes geográficamente entre sí como son pinar del Río, Santiago de Cuba y Holguín, sin embargo, todas con un elemento en común, resguardar las costas cubanas, lo cual equivale a salvaguardar la Patria.

Destaca, entre los principales señalamientos realizados, la necesidad de incrementar la presencia de jóvenes, lo cual garantizará el futuro de esos destacamentos.

Entre los presentes en el acto estuvieron Teresa Amarelle Boué, miembro del Buró Político y Secretaria General de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC); Odalis Pérez, funcionaria de Comité Central del Partido; Carlos Rafael Miranda Martínez, miembro el Comité Central, del Consejo de Estado y Coordinador Nacional de los CDR, junto a jefes de las Tropas Guardafronteras y de la Dirección Nacional Antidrogas.

Las palabras de clausura estuvieron a cargo de Joaquín Bernal Rodríguez, funcionario del Comité Central del Partido, quien calificó a los Destacamentos Mirando al Mar como: “Un bastión en la Defensa de la Revolución y juegan un papel clave”. Después hizo un llamado a “fortalecer la preparación de los Destacamentos, las personas que están allí tienen que saber qué se quiere, qué se aspira con ellos, cuál es el objetivo, por qué se abrió el diapasón de las responsabilidades de esos destacamentos”.

Concluyó su intervención reconociendo el trabajo realizado por los miembros de los destacamentos de conjunto con el Ministerio del Interior (Minint) y llamó a los presentes a votar el 24 de febrero por la nueva Constitución de la República de Cuba.