En saludo al aniversario 140 del primer discurso político de José Martí en Cuba, efectuado en el Liceo Artístico y Literario de Regla, se celebró una actividad cultural en este municipio, con la asistencia de numeroso público de todas las generaciones.

El 8 de febrero de 1879, en una noche sabatina inaugural, tras un fuerte temporal que azotaba la capital, nuestro Héroe Nacional hablaba sobre un sentimiento reglano –cubano.

“Otro fuerte temporal nos azotó, un tornado devastador nos atacó en la noche del 27 de enero pasado. Con Martí en el corazón, como antorcha encendida nos hemos levantado por Regla, por La Habana y por toda Cuba. Un torbellino de amor se lleva cotidianamente lo feo, un barredor de tristezas devuelve  la sonrisa y un aguacero obrero hace renacer la esperanza; todo mezclado en un amasijo de creencias y convicciones”, destacó Aniloy Rodríguez, maestra desatacada de la escuela primaria Leonardo Valdés Suárez, de esa localidad.

“Cuando se tiene una recia personalidad y una voluntad enérgica, se convierte la noche en día, aquí tenemos el ejemplo”, dijo el más ilustre de los habaneros en aquella fecha. Hoy, la profesora recordó que han sido días intensos y laboriosos, donde se ha puesto a prueba la capacidad de resistencia, la unidad, la solidaridad y el humanismo revolucionario; “esta gloriosa tierra hoy demuestra en este proceso de recuperación que ¡sí se puede!, y que la Sierra Chiquita, como la calificara nuestro invicto Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, siempre vencerá”, recalcó.

El discurso de Martí en la función inaugural del Liceo de Regla viene a ser la segunda de sus pronunciaciones en nuestro país; solo antecedida por sus palabras públicas en el sepelio del poeta Alfredo Torroella, el 22 de enero de ese mismo año, desde la histórica tribuna del Liceo Artístico y Literario de Guanabacoa.

En su discurso en Regla, el Apóstol dijo: “No sé que tienen estas calles de Regla que siendo empedradas parece que de ellas brotan flores (…) No sé por qué, más que de goces, tengo lleno de lágrimas el pecho. ¡Es la primera vez que hablo en mi patria! (…) No sé qué tiene este pequeño pueblo que parece más cubano que otros pueblos. Corre aquí aire de bravos, aire de buenos”.

Foto: Nayaren Rodríguez Socarrás

En la actividad se entregó a la directora municipal de Educación, Leticia Rodríguez Lara, el folleto Aire de Frutos, y se hizo alusión a Emilio Roig de Leuchsering cuando apuntara: “Seguramente han de ser muy pocas las sociedades artísticas, literarias, de instrucción y recreo de esta tierra que puedan enorgullecerse de una historia tan brillante y limpia, tan cubanísima, mantenida inalterablemente desde los días mismos de su fundación hasta los tiempos presentes, como el Liceo Artístico y Literario de Regla”, orgullo de los habitantes de este municipio, baluarte de la Patria.

Durante la dictadura batistiana, decenas de miembros del Liceo sufrieron prisión, otros tuvieron que salir al exilio  y muchos, desde las montañas y la clandestinidad, combatieron con el régimen hasta el triunfo de la Revolución, comentó Aniloy Rodríguez, sin dejar de señalar que los jóvenes reglanos continúan brindando, de distintas formas, su aporte a la causa revolucionaria.

Asimismo, se mencionó que el primer obelisco a la memoria de Martí fue erigido en Regla en 1902 y se enfatizó en el compromiso de ese municipio con mártires como Vladimir Iclich Lenin, Alberto Álvarez Díaz y Leonardo Valdés Suárez.

En la actividad estuvieron presentes dirigentes del Partido, del Gobierno, de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana, de la Unión de Jóvenes Comunistas  y de otras organizaciones de masas.