1959 fue un año decisivo para la historia de Cuba, pues el triunfo revolucionario traería consigo grandes cambios en la realidad de la época. La educación fue una de las áreas con la transformación más radical, debido en su mayoría a quienes contribuyeron a que la Isla fuera el primer territorio libre de analfabetismo en América.

Desde entonces, Cuba ha mantenido logros palpables en el sector y lucha cada día por mejorar la calidad de la enseñanza.

Con ese objetivo y “para estudiar y divulgar el pensamiento, la vida y la obra de quien fuera uno de los impulsores de la Campaña de Alfabetización, fundamos la Cátedra Honorífica Armando Hart Dávalos, a través de la cual potenciamos el diálogo de generaciones entre los niños, jóvenes y maestros de nuestras aulas”, declaró a Tribuna de La Habana Ileana Delgado Negrín, Máster en Ciencias y presidenta de la Cátedra.

Foto: Joyme Cuan

-¿Por qué Hart?

-Porque es imprescindible para conocer la historia de Cuba, sobre todo en la etapa de 1952 a 1958 y después del triunfo de la Revolución. Es una figura poco divulgada, el 5 de enero se cumplen 60 años de su declaración como Ministro de Educación y queremos rescatar sus ideas, ya que tienen total vigencia.

“Además, fue ejemplo de lo que es un joven revolucionario en su momento histórico y una personalidad de nuestra localidad, pues la mayor parte de su vida vivió en el municipio de Playa. Es hijo ilustre de La Habana”.

-¿Cómo surge la Cátedra?

-Se funda el 13 de junio de 2013 coincidiendo con el cumpleaños 83 de Armando Hart. Está ubicada en el Centro de Documentación e Información Pedagógica, en el municipio de Playa y la conforman asesores y metodólogos de las diferentes especialidades de educación.

“Hemos desarrollado conferencias, talleres y nos hemos insertado en la preparación metodológica y política de los docentes. También realizamos dos eventos científico-metodológicos, donde los maestros expusieron sus experiencias de la aplicación del ideario de Hart en sus clases, con muy buenos resultados. Elaboramos cuatro folletos. El primero, Ideas del pensamiento educativo del doctor Armando Hart, es una compilación de sus ideas claves, lo cual fue importante y necesario porque toda su obra estaba muy dispersa.

“El segundo trata de su trayectoria revolucionaria. Es un recorrido testimonial donde hay plasmados pensamientos de sus libros, discursos, cartas personales... y nos ha traído mucha alegría porque fue la base de un proyecto educativo con muy buenos resultados. Abarca la etapa de 1952 a 1958, período que hoy día la subversión utiliza para desmontar la historia, a partir del golpe de estado de Batista; pero aquí hay nuevos argumentos, puntos de vista, anécdotas... y todo esto le permite al maestro validar la verdad histórica.

“Luego empezamos a trabajar las ideas de Fidel sobre educación y nos sorprende su muerte haciendo este folleto, preámbulo para hacer otro con un paralelo entre sus ideas y las de Hart. Esto es novedoso, no se había hecho antes… Y fíjate cuan unidos y vinculados están que Fidel muere el 25 de noviembre de 2016 y Hart un año y un día después, el 26 de noviembre de 2017.

“Además, le desarrollamos una aplicación, porque el código de los jóvenes es la tecnología y debemos adaptarnos a ello para llevar el mensaje. Trabajamos una historieta y desde hace dos años hacemos talleres en período vacacional con los niños de la comunidad”.

-¿Cuáles son las proyecciones para el 2019?

-Primero que todo estamos contentos porque hemos preparado a través de cursos cortos a los maestros y los resultados han sido muy positivos. Por ejemplo, el libro Perfiles estaba casi abandonado y lo estamos rescatando y acercando de forma eficiente a los estudiantes.

“En el 2019 vamos a hacer un paralelo entre su pensamiento educativo y el de José Martí. Además, tenemos un intensivo trabajo porque se cumplen 60 años de la declaración de Hart como Ministro de Educación, de su Mensaje al pueblo de Cuba y del inicio de la reforma integral de la enseñanza. Y todo esto lo estaremos conmemorando en el marco de los 500 años de La Habana, porque él era capitalino”.

-¿Qué importancia le confiere a la Cátedra?

-Esta fue la primera que se creó sobre Hart y tenemos la satisfacción de que él estaba vivo cuando se fundó. Pretendemos darle fuerza al llamado de enfrentar la desmemorización histórica, rescatando argumentos que están ahí pero que son nuevos para los maestros y constituyen herramientas para argumentar más y mejor los acontecimientos reales de la historia”.