Ivo Sosa Rosabal, obtuvo la condición de hijo ilustre de la ciudad, el 5 de enero de 2009. Ese día sintió muy de cerca el cariño y el agradecimiento de los habaneros a su sacrificio y consagración al trabajo.

En entrevista concedida a Tribuna de la Habana da muestra de esa humildad que caracteriza al hombre de una sola idea: luchar por el bien de todos. De origen campesino, pero sobre todo, de un hogar completamente identificado con la guerra de liberación.

Placa que lo acredita como hijo ilustre de la ciudad Foto: Natacha Sánchez Hernández

¿A qué edad te vinculaste al proceso revolucionario?

- Me incorporo, realmente desde el vientre de mi mamá. Somos una familia de extirpe guerrillera. Mi hermano mayor, con solo 17 años, se incorporó a la Columna No. 1 al mando de Fidel. Yo era muy niño, pero en cuanto se produjo el triunfo, todos nos vinculamos al proceso.

Fui joven rebelde y ya posteriormente de los primeros militantes de la naciente Unión de Jóvenes Comunistas, hasta alcanzar el mérito de ser elegido militante del Partido Comunista, en el año 1968 cuando se inicia en él.

¿En qué año comenzó su carrera como miembro activo del Minint?

- En el año 1966, al trasladarme para la Habana, comienzo a ocupar cargos dentro de la Policía Nacional Revolucionaria, desde Jefe de Sector por 11 años, político hasta Jefe de Unidad del municipio de Guanabacoa. Fui miembro activo durante 46 años, obteniendo medallas por el servicio distinguido, por los aniversarios de las FAR y la medalla del valor por el propio Ministro del Interior.

Su esposa, Deysi, hace que hagamos un alto para degustar una sabrosa taza de café, tan agradable como la sonrisa que ella esboza.

¿Cómo ha podido equilibrar su vida laboral con la familia?

Foto: Natacha Sánchez Hernández

- Soy de los que piensa que un trabajador que es capaz de conci-liar su vida familiar con la laboral rendirá mucho mejor en su puesto. Hay que ser capaz de desarrollar el trabajo sin perjudi-car la vida familiar. Tengo tres hijos, dos militantes del Partido y dos nietecitos, una esposa por más de 23 años, a la que debo mucho de mis logros, porque mis funciones siempre han tenido un alto nivel de sacrifico. Ella en la retaguardia me ha apoyado, además de que es muy trabajadora y tomamos las decisiones colegiadas, puedo decir que es una gran mujer, mi complemento, con la cartilla de Fidel, como yo. Tengo un gran círculo de amigos revolucionarios que también forman parte de mi familia.

 ¿Por qué considera que le fue otorgada tan alta distinción?

- Estoy tan acostumbrado a entregarme al trabajo, a cumplir con cualquier tarea, esto forma parte de mi personalidad. Actualmente ya jubilado, no me he retirado continuo contribuyendo en mi diaria faena Siempre estoy motivado y dispuesto a cooperar con las organizaciones del territorio, y he obtenido el premio del barrio en varias ocasiones.

Entonces ser seleccionado para recibir esta condición me sorprendió mucho, máxime cuando es el reconocimiento del pueblo capitalino, que me ha adoptado como un hijo. Sepan que aún hay un Ivo con el que pueden contar.