Elvia Torres Batista, jefa de la obra en general, tuvo más de 120 hombres bajo su mando. “Desde hace un mes la jornada se hizo intensa, noche y día. Fue un honor participar en la reconstrucción de edificio en el cual estudió José Martí. Mi nieta de siete años, y mi hija preguntan cada día cómo va el trabajo, y me alentaban a seguir”.