Jorge Rodríguez Hernández mereció el premio Guido García Inclán por la obra de la vida.