A la actividad en la Antillana de Acero asistieron mujeres de todas las edades.