El Potín, abierto en 1909, logró resurgir y crecer.