María Elena Moré Granado, vecina de calle Independencia No. 325, bloque C-9, entre 12 y 14, municipio del Cerro, escribe a la sección planteando que: “A más de tres meses del paso del tornado, aún no he logrado comprar los materiales que me fueron asignados por las afectaciones que tuve. Luego de varios avatares en la oficina de trámites y de la visita correspondiente por parte del técnico de la Vivienda, me confeccionaron un expediente con No. 80.

“(…) Tiempo después me presenté en la sede del Gobierno y en la Dirección Municipal de la Vivienda (DMV) para la solicitud de mi expediente y hacer la compra de los materiales necesarios. ¿Cuál sería mi sorpresa?: mi expediente no aparece. De la DMV me mandaron para el ‘rastro’, de ahí para el Gobierno y de este último, nuevamente para Vivienda. En ese círculo estuve varios días y el documento sin aparecer”.

Al presentarse, posteriormente (una vez más), en el Gobierno, de hacer preguntas, de obtener respuestas y promesas, Moré Granado explica que le fue notificada la existencia de su expediente; sin embargo, todavía estaba extraviado. “¿Qué puedo hacer?”, se pregunta. “Hice todos los trámites, realicé mi compromiso con el Banco. Necesito reparar mi cuarto. Las personas autorizadas visitaron mi casa en su momento, confeccionaron mi expediente, se extravía y ellos ignoran qué hacer.

“¿Cómo me las arreglo cuando el Banco comience a descontar un dinero por materiales que aún no he comprado? Estoy operada y no tengo salud para estar de un lado a otro y que nadie sepa qué hacer con mi caso. Yo solo necesito reparar mi cuarto”.

AVERÍA REPORTADA

Mariano Tobenas Rosado, residente en calle San Carlos No. 32 entre Iznaga y Santa Eulalia, Loma de Chaple, municipio de Diez de Octubre escribe: “(…) Hace más de tres meses se personó una brigada de Aguas de La Habana para atender una solicitud de servicio de agua potable. Resolviendo el problema rompieron la tubería de aguas albañales. Ante la llamada de atención (…) la respuesta fue que ellos no reparaban la avería provocada, que era otra brigada y lo reportarían. Desde entonces se han realizado varias visitas a las oficinas de Aguas de La Habana, en Diez de Octubre y, efectivamente, confirman el reporte, pero la avería se extiende cada vez más, afectando a todos los vecinos (…)”.