Foto: Medium

Guillermo Gómez Fernández, vecino de calle 7ma, No.6604 e/ 66 y 70, municipio de Playa, escribe a la sección para plantear, en blanco y negro el asunto que le ocupa:

“(…) Tiene que ver con la ausencia de las insulinas, el alcohol, algodón, las jeringuillas, las tiras de biosensores para los glucómetros; todos productos de imprescindible uso para diabéticos principalmente del tipo 1.

“Soy diabético desde que tenía 12 años y ya tengo 62, siempre usando insulina, en mis 50 años con ese padecimiento nunca mi calidad de vida pasó por un riesgo tan peligroso desde que en el mes de junio se ausentaron los productos que refiero en la farmacia que por tarjetón los debo obtener.

“Me comuniqué con la dirección municipal de salud del municipio de Playa (…) pero no tienen respuesta a la interrogante por la falta de esos productos.

Cuba cuenta con aproximadamente 300000 diabéticos que consumen insulina. ¿La falta de esos productos tendrá que ver con el bloqueo que nos impone Estados Unidos?

“Tradicionalmente el país importa estos productos de altos estándares de calidad a precios elevados, sin embargo en farmacias el precio es de 1.25 CUP.

“Quisiera saber qué entidad o funcionario puede facilitarme una respuesta convincente a esta situación”.

¿CÓMO ES POSIBLE EN SANTIAGO?

Luis R. Bernal Rodríguez, vecino de Calle Prensa No. 10821, e/ Morro y Cañas, municipio de Boyeros envía a la sección una misiva donde explica el estado higiénico la esquina de las calles Prensa Y Morros en el reparto Las Cañas:

“No es el único en este barrio olvidado de todos. En tiempos pasados esta situación nunca se vio, así como tampoco la gran cantidad de salideros y calles que en un tiempo estuvieron asfaltadas y que ahora solo presentan vestigios de un asfalto de hace muchos años.

“Hace un tiempo tomé varias fotos y las envié a la prensa, pero alguien, que en la calle me vio, me dijo que era por gusto, que ya se habían enviado montón de fotos a la Asamblea Nacional sin resultados, no tengo constancia de que esto sea verdad, pero si me consta que tenemos un delegado que, o no hace nada por la comunidad o simplemente se cansó de presentar problemas en los órganos superiores que no son escuchados.

“A un año de que se celebre el 500 aniversario de la Ciudad de La Habana, es una vergüenza que estas cosas sigan. El otro día se hizo un maratón de tres días de higienización de la ciudad (aquí no), pregunto; ¿y los restantes 27 días del mes? ¿Cómo es posible que esto se haya vuelto parte de lo cotidiano?

“Muchos barrios como este existen en toda la ciudad, no hay que ir muy lejos, en el propio Vedado las aceras están destruidas en muchas partes y existen infinidad de micro vertederos. Ese basurero, como muchos otros, constituye un foco de enfermedades, los perros rompen las jabas con desechos y todo eso en la calle principal del reparto.

“Las calles destruidas también tienen una causal, circulan por el reparto camiones de gran tonelaje a toda hora. ¿Cómo es posible esto? Lo que en mi niñez fue un reparto tranquilo y limpio, hoy es un lugar donde las personas han perdido la esperanza de que estos problemas, que aquí menciono, sean resueltos alguna vez”.